¿Cómo elegir un purificador de agua?

Para elegir un filtro de agua, debes tener en cuenta el tipo de agua de nuestra localidad, así como el uso que pretendemos hacer del agua filtrada. "Cada filtro tiene una finalidad y unas cualidades, y no tenerlas en cuenta puede suponer un cambio perjudicial en el agua que se bebe".

Todos los purificadores de agua están diseñados para funcionar con el agua de su suministro local de agua. Si el agua proviene de una fuente diferente, como un río, un lago o un pozo profundo, casi siempre tendrá que ser tratada antes de ser utilizada en nuestro purificador de agua.

Antes de que llegue a nuestro purificador de agua, el pretratamiento puede comenzar con la cloración y pasar a un filtro de carbón activado, un ablandador de agua, un filtro de sedimentos y/o luz ultravioleta. La forma óptima de mejorar el diseño del sistema de pretratamiento es examinar el agua de nuestra fuente en un laboratorio.


Tipos de Purificadores

  • Filtración básica: Los modelos más avanzados solo contienen de 1 a 3 etapas de filtración de sedimentos, carbón activado y luz UV. No tienen una membrana como sistema principal.
  • Ultrafiltración:Tienen una membrana de ultrafiltración que elimina las partículas de hasta 0,01 micras además de las etapas de filtración normales.
  • La ósmosis inversa: contiene también etapas básicas de filtrado, pero su corazón está en su membrana de ósmosis inversa, que filtra todo lo que supera las 0,001 micras, incluyendo sales, minerales y metales pesados peligrosos.
La ultrafiltración y la ósmosis inversa son las más fiables de las tres tecnologías de filtración, ya que sus membranas permiten una purificación más profunda del agua. La ósmosis inversa es la única forma de eliminar las sales, los minerales, los metales pesados y las sustancias peligrosas del agua de origen si se sospecha o se realizan pruebas para detectarlas.